Press "Enter" to skip to content

3.000 kilómetros en 48 segundos: Así se hizo el vídeo de Turismo de Asturias que triunfa en la red.

El nuevo spot de Turismo de Asturias, “Vuelve al Paraíso”, roza ya los 5 millones de reproducciones.

Desde su estreno, el pasado 23 de junio, el vídeo se ha difundido en los principales portales informativos, plataformas de televisión a la carta y redes sociales –especialmente en Facebook, donde concentra el 65% de su alcance.

Te contamos dónde y cómo se rodaron las imágenes que invitan a evadirse del estrés y los malos hábitos para “volver a la naturaleza, volver a ser libre, volver a comer bien… En definitiva, volver a Asturias, el Paraíso Natural.

DIARIO DE RODAJE. El making off

El spot “Vuelve al Paraíso” se ha forjado durante tres meses de intenso trabajo: dos meses dedicados a la guionización, preselección de localizaciones, preproducción, casting, edición de música, etc-; 8 días de rodaje, y 3 semanas de postproducción (montaje, locución, grafismo, edición de color y música).

El equipo ha recorrido en total 3.000 kilómetros para seleccionar las mejores localizaciones, escoger las horas óptimas de rodaje y conseguir la mejor luz natural para un efecto onírico muy “honesto”. Por eso se prescindió de usar iluminación artificial (bastante común en rodajes profesionales) en las tomas exteriores, y se planificaron todas coincidiendo con el amanecer y el atardecer. Esto alargó también las jornadas de rodaje: Aunque lo habitual es concentrar las producciones de este tipo en dos o tres días – por optimización de costes -, en esta ocasión se invirtieron ocho jornadas, en pos de un mejor resultado.

 

 

Las localizaciones

Un joven se ha quedado el último en la oficina. Agotado y agobiado, se rinde ante el ordenador y cierra los ojos. Una voz interior le llama: “Vuelve”. “Vuelve a la naturaleza, a la armonía…”. Y el joven despierta, con la misma ropa, en un bosque de exuberante belleza virgen. Aquí empieza su escapada por Asturias.

1. Bosque de Muniellos: En el corazón del parque Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias (Reserva de la Biosfera de la UNESCO) se encuentra el mayor robledal de España y uno de los mejor conservados de Europa.

Bosque de Muniellos

2. Olla de San Vicente: Gran poza natural de hasta 5 metros de profundidad donde desemboca la senda a orillas del río Dobra. Una bonita y sencilla excursión para niños y mayores.

Olla de San Vicente

3. Cuevas de Mar: Playa de arena dorada conocida por las inconfundibles rocas horadadas por el mar, que le dan nombre. Un sorprendente paisaje kárstico en el concejo de Llanes.

Playa de Cuevas del Mar

4. Santa María del Naranco: Máximo exponente del arte Prerrománico Asturiano (Patrimonio Mundial de la Humanidad), su particular ventanal dio lugar al famoso logo “Asturias Paraíso Natural” y su ubicación, sobre el monte Naranco, ofrece las mejores vistas de la ciudad de Oviedo.

5. Río Sella: El descenso en canoa del Sella se ha convertido en un icono de la oferta de turismo activo y deportivo en Asturias. Se puede navegar en cualquier época del año, aunque no es el único: también el Navia y el Nalón son aptos para experiencias piragüistas.

6. Playa de Campiecho: Muy cercana a Cadavedo, esta playa aislada es perfecta para la práctica de la pesca y la fotografía, y una excusa fantástica para descubrir los impresionantes acantilados del Paisaje Protegido de la Costa Occidental.

Playa de Campiecho

7. Luarca: Conocida como “la villa blanca de la costa verde”, este animado pueblo marinero ofrece unas vistas excepcionales desde su cementerio –uno de los más bellos y panorámicos de España- y desde la atalaya, donde encontrarás una vista muy similar a la que aparece en el vídeo.

8. Centro Niemeyer: Única obra del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer en España, ha revolucionado y vestido de arte la ría de Avilés. Merece la pena recorrer su arquitectura “democrática”, y saltar de un paso al casco histórico medieval.

Centro Niemeyer de Avilés

9. Paseo de San Lorenzo: Es la estampa más fotografiada de Gijón. 1,5 kilómetros de paseo que conectan la cara más pintoresca de Gijón –Cimavilla- con su cara más actual –restaurantes y chiringuitos de moda frente al mar.

10. Asiego: En el corazón de los Picos de Europa, este pueblo de Cabrales ofrece una de las mejores vistas del mítico Picu Urriellu, popularmente conocido como “Naranjo de Bulnes”.

Vista del Picu Urriellu desde Asiego

 

Anecdotario

En los ocho días de rodaje se sucedieron algunas anécdotas para el recuerdo: el primer día, esperando a que cayese el sol en la playa de Campiecho, el equipo se quedó atrapado por la marea. Quisieron aprovechar el último rayo de sol, les cayó la noche encima, y tuvieron que esperar cuatro horas para regresar a casa. Adam Quintero –el actor principal- sacó sus dotes de supervivencia y logró hacer una hoguera con restos de madera que había por la playa. ¡Terminaron viendo estrellas fugaces! Una aventura inesperada para arrancar la semana de trabajo.

La intuición tuvo también su papel en el rodaje. El sábado 20 de mayo estaba previsto rodar el plano final en el Naranjo de Bulnes. Esta montaña es tan especial como caprichosa –es impredecible anticipar una buena visibilidad-. Era, por tanto, la escena más difícil de rodar. El equipo de producción llamó a mediodía al pueblo de Asiegu para preguntar por el clima y les recomendaron posponerlo a causa de la niebla. Pero el equipo tuvo una corazonada y, esa tarde, tras grabar unas imágenes en Cuevas del Mar, en un acto de fe, fueron hasta Asiego… Y las nubes desaparecieron como por arte de magia. ¡Parecía un regalo para el director, Amar Hernández, que cumplía primaveras ese día! El resultado fue el que se ve al final del vídeo: una de las imágenes más espectaculares de los Picos de Europa y del spot “Vuelve al Paraíso”.