Press "Enter" to skip to content

Airbus y Boeing chocan en la batalla de los 10.000 millones de dólares

La nueva edición del Paris Air Show, una de las citas más importantes del mundo de la aeronáutica, tiene al combate entre Airbus y Boeing como el choque más esperado. Los dos grandes fabricantes medirán sus fuerzas tecnológicas y comerciales a la espera de lograr contratos que superen los 10.000 millones de dólares. Los dos pesos pesados subirán al ring de este salón, que se realiza entre el 17 y el 23 de junio en la localidad de Le Bourget, cerca de la capital francesa, con sendos golpes en su historial. Este año Airbus llega sin el A380 Por primera vez en una década Airbus no podrá realizar las tradicionales presentaciones de renders y gráficas de aeropuertos para promover al A380. [Para leer más: Airbus relanzará el A330neo para frenar a Boeing] La caída en desgracia de este modelo cuatrimotor fue un duro golpe para el consorcio europeo, que no quiere sentirse derrotado y que por ello sube la apuesta por sus modelos de largo radio como el A330neo y el A350 XWB. Crisis de confianza En cuanto a Boeing, la parálisis de los B737 MAX causó una crisis de confianza para la que todavía no hay fecha de finalización. Debido a la crisis del B737 MAX Boeing no podrá realizar al esperada presentación oficial del B77X El fabricante norteamericano esperaba entrar por la puerta grande al salón de París con la presentación en sociedad del nuevo B777X, pero los accidentes del B737 en Indonesia y Etiopía cambiaron las prioridades y la llegada de este nuevo modelo de doble pasillo quedó postergada. Apuesta por los aviones de fuselaje ancho Ante este panorama Boeing y Airbus pondrán su empeño en lograr la mayor cantidad posible de contratos de sus modelos de fuselaje ancho. Las aerolíneas asiáticas, que protagonizan un boom de crecimiento, son el objeto de deseo de los dos fabricantes El grupo franco-alemán busca al menos dos nuevos clientes para el renovado A330neo. Entre las compañías con las que espera cerrar un inminente acuerdo es Virgin Atlantic, que piensa renovar entre seis y diez aviones para sus rutas de largo alcance, y este modelo de Airbus tiene más posibilidades que el B787, informa Reuters. Las aerolíneas asiáticas, que vive un boom de crecimiento, son el objeto de deseo de Boeing y Airbus Una de ellas es la filipina Cebu Air. Tradicional clienta de Airbus, esta compañía analiza cortar la tradicional relación comercial con esta compañía y elegir a Boeing para renovar 16 aviones de fuselaje ancho. [Para leer más: Boeing pone fecha al debut del B777X: “en junio estará volando”] Por su parte Boeing hará lo posible por sumar a Korean Air como nuevo cliente de B777X, aunque no llegue a tiempo a que surque los vuelos de París. Ya hace pocos días el consejero delegado de la compañía asiática, Walter Cho, dijo que la decisión sobre la compra de aviones de doble pasillo sería “inminente”. La compañía norteamericana apuesta a que el éxito del B787, con 584 aeronaves por ser entregadas, sea su caballito de batalla ganador en las próximas semanas, a pesar que los pedidos por el Dreamliner se habían ralentizado en espera de la llegada del B777X.