Press "Enter" to skip to content

Cardiff: urbe de artistas, estadios y castillos

Cuna de Shirley Bassey, Ken Follet, Richard Burton, Lawrence de Arabia, o Sir Anthony Hopkins, dicen que su nombre significa ‘el país de los forasteros’, donde cualquiera es bienvenido. Tierra castillos, leyendas y abruptos acantilados, es también una ciudad que rebosa vida, donde referentes arquitectónicos como Millennium Centre compiten con grandiosos estadios y cuya bahía es un hervidero de innovadoras propuestas de restauración y ocio. Una buena forma de entrar en la ciudad es cogiendo un taxi acuático precisamente en su bahía. Desde allí, navegando por el canal de Bristol se observa la construcción cristalina del renovado hotel de cinco estrellas St. David’s. Lugar emblemático con vistas impresionantes a la bahía y un restaurante, The Admiral, gestionado por el chef Martyn Watkins, que incorpora a su decoración matices náuticos para representar la historia del comercio marítimo de la bahía de Cardiff. El estadio Principality​, en sus inicios Millennium Stadium, es la catedral del rugby galés, con capacidad para 72.500 personas que pueden ver el campo perfectamente desde cualquier localidad The Admiral se inspira en la cultura de comida ecléctica especializándose en sabores audaces de Australasia, Asia y Pacífico pero también en lo mejor de la temporada estacional de Gales. El Hotel St. David’s se alza en la bahía de Cardiff. Foto IHG. Pasión por el rugby Desde el ferry se observa muy de cerca el estadio Principality, en sus inicios Millennium Stadium, la catedral del rugby galés que acogió la final de la Liga de Campeones 2017, donde el Real Madrid tuvo una actuación estelar y de cuyo equipo aún se  guardan las camisetas en los vestuarios. También en este monumento del deporte se celebraron la Copa Mundial de Rugby y el torneo anual de las Seis Naciones. El estadio tiene una capacidad para 72.500 personas que pueden ver el campo perfectamente desde cualquier localidad, además de palcos exclusivos a precios exclusivos también. Hay que detenerse en la observación de su enorme techo corredizo, otra de sus atracciones arquitectónicas. Estadio Principality, Cardiff. Foto VisitBritain. Castillo de Cardiff Bogando por el río Taff se van dejando barrios coquetos en sus riberas hasta llegar al castillo de Cardiff que el tercer Marqués de Bute, John Crichton-Stuart, transformó en una extravagancia gótica, con detalles magníficos en cada habitación; solo hay que fijarse en detalles como el cuarto de los niños, cuyos mosaicos rememoran cuentos infantiles; la casa de muñecas soñada; la sala de fumar con figuras del horóscopo; o la magnifica biblioteca con referencias en varias de las muchas lenguas arcaicas entendidas por el marqués.  El Museo Nacional muestra una interesante documentación sobre la evolución de Gales y guarda una rica colección de pintura impresionista que incluye obras de Cézanne, Van Gogh, Monet y el sin igual Beso de Rodin Las generaciones posteriores, al trasladarse definitivamente a su mansión de Bute-Escocia, Mount Stuart, donaron el castillo a la ciudad de Cardiff. Castillo de Cardiff. Foto VisitBritain. Dentro del Parque Cathays, el Museo Nacional muestra una interesante documentación sobre la evolución de Gales y guarda una rica colección de pintura impresionista que incluye obras de Cézanne, Van Gogh, Monet y el sin igual Beso de Rodin. Sin salir del parque encontramos la Universidad y el Ayuntamiento, que presume de ser el mas bello del Reino Unido. La ‘ciudad de las arcadas’ A Cardiff también se la apoda la ‘ciudad de las arcadas’ por la cantidad de ellas que se intercalan entre sus calles georgianas repletas de atractivas tiendas, cafés y mercados, especialmente en la principal, Queen St. que, adornada con las banderolas del dragón galés, esconde todo tipo de seductores comercios por los que pasea la gente tranquila de una metrópolis de unos 300.000 habitantes a la que no le sobra ni le falta nada. En Cardiff Central Market, el añejo y popular mercado de la ciudad, es posible encontrar los más ricos productos locales, entre los que destacan el solomillo y el lenguado El casco antiguo está destinado a las compras. Los centros comerciales modernos y las antiguas galerías se fusionan en una atractiva oferta para todos los gustos. Queen st. da paso a Queens Arcade, St. David’s Hall o al selecto John Lewis. Cardiff también es conocida como la ‘ciudad de las arcadas’. Foto VisitBritain. No hay que dejar de visitar Morgan Arcade, Royal Arcade, Duke St. Arcade y High St Arcade. En Cardiff Central Market, el añejo y popular mercado de la ciudad, es posible encontrar los más ricos productos locales. Excelentes el solomillo y el lenguado que se podrán degustar en lugares exclusivos como Chapel 1877, antigua capilla victoriana que hoy acoge un estiloso restaurante ornamentado con chandeliers y vidrieras. La Bahía del Tigre La bahía de Cardiff, apodada hoy mermaid bay, era en los s. XVIII-XIX uno de los puertos más grandes e importantes del mundo. La entonces bahía del Tigre contaba con más tráfico portuario que Londres o Liverpool, ya que durante la revolución industrial la mayoría del carbón exportado salía de Cardiff. Tiempos en que el tercer Marqués de Bute reconstruyó el castillo y edificó los muelles, empresas que le valieron el apodo de ‘creador de la moderna Cardiff’. Tras su esplendor en los siglos XVIII y XIX y su posterior decandencia, la bahía de Cardiff ha vuelto a cobrar vida con sus muchos bares y restaurantes y el protagonismo que le otorgan edificios como el Millennium Centre y el Parlamento Durante la última década del siglo XIX, el desarrollo de los muelles de Barry y su empresa de ferrocarriles le fueron restando actividad al puerto de Cardiff que entró en decadencia hasta que el periodo de entreguerras y los bombardeos de la segunda guerra mundial le llevaron al declive total. Bahia de Cardiff. Foto VisitBritain. Sin embargo, la Bahía ha vuelto a cobrar vida con sus muchos bares y restaurantes y con el protagonismo que le otorgan edificios de la categoría de Millennium Centre y el Parlamento. Millennium Centre La estructura del Millennium Centre es sensacional y llama la atención. Su contorno a modo de armadillo galés, matizado en un cobre oxidado que parece bronce, está perforado por unas gigantescas letras cuyas citas rezan ‘En estas piedras cantan los horizontes’ (en inglés) y ‘Creando verdad como el cristal en el horno de la inspiración’ (en galés). El sensacional Millennium Centre acoge ocho de las mayores instituciones culturales de Gales incluyendo la Ópera La grandiosa obra del arquitecto Jonathan Adams con materiales exclusivamente galeses y finalizada en 2004 incluye ocho de las mayores instituciones culturales de Gales, la Ópera entre ellas. Millennium Centre. Foto VisitBritain. Además, acoge durante el verano del festival de Gales, Eisteddfod, que data de 1176 y supone el gran exponente de la cultura y lenguaje galeses. Todo tipo de expresiones artísticas tienen lugar en este magnífico edificio, receptáculo también de las series televisivas Torchwood y Doctor Who. Su vecino arquitectónico, el Parlamento, no tiene nada que envidiarle pues es otra obra magistral, diseñada por Richard Rogers. El tejado simboliza una enorme ola y las paredes cristalinas reflejan el mar. El árbol gigante y central del edificio se construyó con una madera flexible traída de Canadá. Bajo su tronco, en lo que serían las raíces, se reúne el Parlamento para que sus decisiones fluyan de lo más profundo. Parlamento de Cardiff. Foto VisitBritain. Experiencia Doctor Who La fama y la proyección mediática de serie filmada en la BBC de Cardiff, le valieron un edificio en la ciudad donde se puede disfrutar de la experiencia Dr. Who en sus tres grandes espacios: la atracción multimedia del primero abre las puertas al corazón de Tardis y permite volar con ella. En el segundo se presentan  los personajes y el making off del rodaje, para terminar en la supertienda con todo tipo de accesorios, muñecos o libros relacionados con la popular serie: los Cyberman, los Daleks, Boe, los Seres del Silencio y River Song.