Press "Enter" to skip to content

Información útil para pasajeros con movilidad reducida

Porque viajar cómodos, incluso cuando nuestras necesidades son especiales, es posible. Porque en Iberia tenemos esto muy presente y, para conseguirlo:
Trabajamos mano a mano con gestores aeroportuarios y personal especializado en todos los países en los que operamos.
Avanzamos en el diseño de aviones que sean más cómodos para todos y que se adapten mejor a estas necesidades especiales.
Ideamos medios y procedimientos adecuados según cada caso.
Trabajamos en la accesibilidad de nuestras aeronaves.
Sin embargo, pese a nuestro compromiso con esto, en ocasiones existen limitaciones para estas personas con necesidades especiales que vienen dadas por:
Limitaciones físicas derivadas por el tamaño de los aviones -en vuelos regionales o nacionales, al operar con aviones más pequeños, este hándicap es más común y visible-.
Limitaciones que a veces el propio cumplimiento de las normas o protocolos de seguridad del vuelo conllevan.

Los pasajeros con movilidad reducida (PMR) son un buen ejemplo de pasajeros con necesidades especiales que necesitarán, bien, transportar sus sillas de ruedas o equipos de asistencia o, bien, solicitar el uso de una silla durante su viaje.
Transportar sillas de ruedas o equipos de asistencia durante el viaje es un servicio gratuito y, se podrán transportar con más o menos facilidad en función de las medidas de las propias sillas y/o equipos.
Partiendo de esas medidas, se intentarán ubicar tanto las sillas de ruedas -ya sean eléctricas, ya sean manuales- como los equipos de asistencia en los contenedores o armarios que hay a bordo. Pero, como decíamos, hay que tener en cuenta que existen limitaciones relacionadas con las medidas o las flotas donde se pueden transportar.
Si no se pueden ubicar a bordo, se ubicarán en las bodegas de los aviones. En este caso, la única limitación que existe es el número total de sillas o equipamientos que se puedan transportar en cada vuelo. Por eso, es muy importante, que en el momento de realizar la reserva ya se gestione el trámite de transportar las sillas y los equipamientos:
En el caso de las sillas eléctricas, es obligatorio proceder a esta gestión por lo menos 48 horas antes del vuelo. Esto es debido al proceso de montaje y desmontaje que suelen implicar las sillas eléctricas. Es muy aconsejable además que se facilite siempre a la compañía aérea un manual de instrucciones del fabricante para facilitar en la medida de lo posible el montaje y desmontaje de las mismas.
En el caso de las sillas manuales, si bien no es obligatorio avisar con antelación, te arriesgas a que llegue el momento de volar y el cupo de sillas de ruedas a transportar esté ya cubierto. Por cierto, salvo excepciones, te podrás quedar con tu silla hasta el momento de embarcar, y será en la puerta del avión en donde el personal encargado te la recogerá.
Este tipo de equipaje facturado tiene prioridad sobre el resto de equipaje estándar. No obstante, si se presentara cualquier tipo de incidencia, se sustituirá por otro de características similares mientras se resuelve la incidencia.
Si no vas a llevar contigo tu silla de ruedas o tu equipo de asistencia, o, tu vuelo tiene escalas, siempre puedes solicitar nuestro servicio de sillas de ruedas. Debes comunicarlo con antelación a la compañía, en nuestro caso, contactar con Serviberia siempre será lo más acertado. Y ten en cuenta que, de acuerdo al nuevo Reglamento de la Unión Europea, la asistencia en tierra a personas con movilidad reducida es responsabilidad de los gestores aeroportuarios o de los agentes en los que las propias compañías delegan estos servicios. Ellos serán los encargados de ayudarte en gestiones y traslados en todo momento, desde que llegas al aeropuerto para el vuelo de salida, hasta que llegas a tu destino final. En estos casos, independientemente del tipo de viaje que vayas a realizar, es muy recomendable que siempre llegues al aeropuerto con un margen de dos horas de antelación.
Foto: Gilmanshin