Press "Enter" to skip to content

Vuelta ciclista a España, más de 3.000 kilómetros de turismo rural

La vuelta ciclista 2018 es, como siempre, una ruta por la España rural.

Este año recorre algunos de los pueblos más especiales de todo el territorio por su patrimonio arquitectónico y natural, algo que puede llegar a interesar al ecoturista, pues se parece a la excusa perfecta para hacer turismo rural mientras acompaña a los 176 participantes en su camino.

Todos ellos, repartidos en 22 equipos de los cuales cuatro son españoles, se disponen a pedalear por los puertos de montaña de alta exigencia, etapas de media montaña y jornadas llanas pero en ascenso. Entre los participantes se encontrarán algunos de los grandes ciclistas del panorama internacional como Fabio Aru, Vicenzo Níbali, Nairo Quintana o Richie Porte.

La vuelta ciclista y el turismo de naturaleza

Desde el 25 de agosto los 176 participantes arrancarán desde Málaga y recorrerán lugares como Mijas, Puerto Lumbreras, Puebla de Sanabria, Castro Caldelas, Modoñedo, Santillana del Mar y Ejea de los Caballeros. Entre ellos, además, hay cinco localidades que forman parte de la Asociación de los pueblos más bonitos de España. El trayecto final será por las calles de Madrid hasta llegar a la Cibeles para coronar a los vencedores.

Si la bicicleta es un pretexto para animarse a viajar, las 21 etapas que dura la vuelta ciclista harán de los paisajes rurales que recorre, un importante reclamo. En esta septuagésima tercera edición de la vuelta el camino será largo, de unos 3.271 kilómetros a lo largo y ancho de las zonas rurales de España.

Pero cada etapa debería brindar al visitante una pausa con la que poder admirar y explorar el paisaje, degustar la cocina de proximidad, o conocer el patrimonio histórico del lugar que pisa. Y además, servir de inspiración para una ruta por la España interior como la que hemos elaborado junto con la Asociación de los pueblos más bonitos de España y Escapada Rural.

Mijas, Málaga

La tercera etapa de la vuelta ciclista parte de la localidad malagueña de Mijas, entre el mar de la Costa del Sol y la sierra del Cordón Montañoso Litoral. Mijas es conocida por su entramado de casas blancas ubicadas a los pies de una ladera repleta de pinos, perfecta para practicar trekking. Antes o después de animar a los participantes de la vuelta, o con el fin de emularlos, existen lugares donde se pueden alquilar bicicletas de montaña. Alojarse en este paraíso para el turismo sostenible pasa por La Casa Azul, un alojamiento rural que cuenta con piscina, jardín, barbacoa y lo necesario para desconectar de la rutina.

Su disposición típicamente andaluza sugiere al visitante pasear por sus calles, conocer su peculiar plaza de toros, los restos de la antigua muralla árabe y sus jardines, las ermitas e iglesias y los museos como el curiosísimo Museo de Miniaturas -o Carromato de Mijas-,  que promete una visita única. Además, una cita con el Molino de Harina, la Casa Museo de la Villa, el Centro de Interpretación de la Torre Vigía o el Centro de Arte Contemporáneo, no dejarán indiferente a quien desee profundizar en la cultura e historia malagueñas.

Puerto Lumbreras, Murcia

Esta antigua ciudad fronteriza entre Granada y Castilla-La Mancha se encuentra en la provincia de Murcia, por donde pasará la vuelta ciclista durante su séptima etapa. Los amantes del astroturismo disfrutan aquí de unas vistas espectaculares gracias a la poca contaminación lumínica del lugar, sobre todo si se dirigen al Observatorio Astronómico de Cabezo de la Jara.

El parque natural Cabezo de la Jara se encuentra a 13 kilómetros de Puerto Lumbreras y cuenta con alojamientos rurales como El Cortijo Los Nopales, que contienen una reserva biológica con yacimientos de limonita y un pequeño museo enológico. En Puerto Lumbreras, la fortaleza de Nogalte ha sido declarada Bien de Interés Cultural, aunque su patrimonio histórico llega a las antiguas casas cueva, uno de los conjuntos trogloditas más importantes del sudeste peninsular.

Ledesma, Salamanca

Ledesma es también uno de los pueblos protegidos y catalogados por la Asociación de los pueblos más bonitos de España y, además, lugar cercano a la salida de los participantes en su décima etapa. Se ubica en un antiguo asentamiento vetton, la cultura celta de Centroeuropa, y está rodeada por el río Tormes. A finales del siglo XX, Ledesma fue declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Tanto para el ciclista como para el senderista, puede ser interesante conocer el Puente Nuevo que conecta ambas orillas del Tormes, y que tan cerca se encuentra del Castillo de Ledesma, datado del siglo XII, y la muralla de la antigua villa medieval fortificada.

Puebla de Sanabria, Zamora

En la décima etapa, los participantes pasarán por este pueblo zamorano, considerado como uno de los más bonitos de España y declarado Conjunto Histórico Artístico por su riqueza arquitectónica. A media altitud, se ubica al sureste de la Sierra de la Culebra, contigua a la Reserva Regional de Caza, fronteriza con el parque portugués de Montesinho. Entre estos parajes convive una gran variedad de flora y fauna en la que destaca el protegido lobo ibérico.

Además de la amplia oferta de ecoturismo, el patrimonio histórico del pueblo merece más de una atención. El Castillo de Puebla de Sanabria data de finales del siglo XV está perfectamente conservado y destinado a ser centro cultural de la comarca, cuyo dominio histórico comparte con el Museo de Gigantes y Cabezudos desde mediados del siglo XIX.

Modoñedo, Lugo

Por primera vez ha recaído en Modoñedo la salida de la décimo segunda etapa de la vuelta ciclista. La localidad, que forma parte, también, de la lista de los pueblos más bonitos de España, es la capital de la comarca de La Mariña Central, cuyo patrimonio natural, arquitectónico y gastronómico plantea demasiadas posibilidades al visitante más inquieto y curioso por un largo listado de rincones y sabores.

El lugar óptimo para empaparse de la cultura lucense pasa por este pueblo, conocido por su catedral y Palacio Episcopal, su muralla medieval, los antiguos puentes de piedra… Uno de los alojamientos emblemáticos es la Casa de Penela, una casa familiar rehabilitada con materiales de la zona, con algunas de las vistas a los valles más espectaculares.

Castro Caldelas, Orense

La Ribeira Sacra ourensana será testigo de la vuelta ciclista durante su décimo segunda etapa. Es un enclave que se caracteriza por su paisaje de aldeas y espacio verde, sus miradores y sus caminos, para recorrer a pie o a dos ruedas. Castro de Caldelas es otro de los pueblos más bonitos de España, ubicado en una colina desde la que se puede contemplar la ribera del río Edo. La ribera luce un poco más por este pueblo medieval y sus colores rojizos, blancos, negros y terrosos.

Rodeado de un tupido bosque de robles y castaños centenarios que gana altura a cada metro que recorre su visitante, quien agradece el aire fresco y el contacto con la naturaleza. La entrada al Casco Antiguo es la plaza del Prado, donde empiezan las calles más estrechas y empinadas, que llevan a la fortaleza de Castro Caldelas. El castillo, construido en el siglo XIV, pide la visita de los ojos más curiosos por conocer su muralla interior y exterior, el patio de armas, la casa del administrador o la misteriosa Torre del Reloj.

Santillana del Mar, Cantabria

El caso de Santillana del Mar es similar al de Modoñedo por ser la primera ocasión en que comienza allí una de las etapas de la vuelta ciclista. La décimo sexta, concretamente, es la etapa que comienza el 11 de septiembre en este pueblo, uno de los más bonitos de Cantabria y del norte de España, por sus calles empedradas y su patrimonio histórico, visible en las construcciones medievales de la Colegiata de Santa Julilana, las viejísimas torres de Merino y Don Borja, los palacios de los Tagle o la Casa de los Hombrones.

Su rico entorno natural se rodea de parques y las playas de Santa Justa y Ubiarco, que es imprescindible recorrer a pie, pero el ecoturista no debería olvidar que las Cuevas de Altamira se encuentran aquí. Las cuevas, también llamadas la capilla Sixtina del arte rupestre, contienen pinturas prehistóricas de más de 14 mil años de antigüedad.  Para alojarse, existe una vieja casa de labradores junto a un antiguo nogal, llamada La Hila del Cucal, que ha sido reconvertida en una de apartamentos y cuenta con más de cuatro mil metros cuadrados de huerta y jardín.

Ejea de los Caballeros, Zaragoza

La décimo octava etapa de la vuelta ciclista comienza en esta localidad zaragozana, también llamada la capital de las Cinco Villas, que se encuentra emplazada en una colina alrededor de la cual pasan los ríos Arba de Luesia y de Biel. A pocos kilómetros del municipio de Ejea de los Caballeros encontramos varios embalses donde se puede practicar la pesca. Además, el paraje natural de la Bardena aragonesa ofrece al visitante aficionado al orniturismo, la oportunidad de conocer una amplia variedad de aves.

En cuanto al patrimonio cultural de Ejea de los Caballeros, las callejuelas del casco urbano aún conservan el rastro de la antigua judería. Entre sus caserones destacan sobremanera las iglesias románticas como la de Santa María, que tiene aspecto de fortaleza, y la del Salvador, cuyo retablo data del siglo XV. A pocos kilómetros de Ejea de los Caballeros se encuentran villas muy antiguas como SOS del Rey Católico, Uncastillo o Tauste. Una buena opción para alojarse en el entorno rural de Ejea de los Caballeros es la Casa Rural Miguel, ubicada a la entrada del pueblo de Farasdues y muy cercana al centro hípico Caballos de Martincho.